Piraguamonte, piragua, de Lope de Vega

enero 16, 2008

Piraguamonte, piragua,
piragua, jevizarizagua.
Bío, Bío,
mi tambo le tengo en el río.
Yo me era niña pequeña,
y enviáronme un domingo
a mariscar por la playa
del río del Bío Bío;
cestillo al brazo llevaba
de plata y oro tejido.
Bío, Bío,
que mi tambo le tengo en el río.
Piraguamonte, piragua
piragua, jevizarizagua.
Bío, Bío,
que mi tambo le tengo
en el río.

Anuncios

Los nadadores, de Francisco de Quevedo

enero 16, 2008

Al agua nadadores,
nadadores al agua,
alto a guardar la ropa
que en eso está a gala.

Zambúllete, chiquilla,
que por chica y delgada,
pasarás por anchoa
para las ensaladas.

¡Oh !, cómo se chapuzan,
qué sueltos se abalanzan,
y con el rostro y brazos
las corrientes apartan.

Ya nadan de bracete,
ya sólo un brazo sacan ;
ya, como segadores,
cortan la espuma blanca.

De espaldas dan la vuelta,
hechos ramos las palmas ;
la vuelta de la trucha,
es la mejor mudanza.

Llegan al remolino,
juntos los arrebata,
las olas se los sorben,
las ondas los levantan.

1. Señala qué palabras se repiten en el poema “Los nadadores” de Francisco de Quevedo.

2. ¿Con qué compara el poeta a los nadadores?

La hermanilla, de Vicente Aleixandre

enero 16, 2008

Tenía la naricilla respingona, y era menuda.
¡Cómo le gustaba correr por la arena !
Y se metía en el agua,
y nunca se asustaba.
Flotaba allí como si aquél hubiera sido siempre
su natural elemento.
Como si las olas la hubieran acercado a la orilla,
trayéndola desde lejos inocente en la espumera,
con ojos abiertos bajo la luz.

Rodaba luego con la onda sobre la arena
y se reía, risa de niña
en la risa del mar,
y se ponía de pie, mojada, pequeñísima,
como en préstamo de las olas.

¿Te acuerdas ?
Cuéntame lo que hay allí en el fondo del mar.
Dime, dime, yo le pedía.
No recordaba nada.
Y riendo se metia otra vez en el agua,
y se tendía sumisamente sobre las olas.

1. Describe a la hermanilla de este poema con tus palabras.

2. Busca información sobre la vida y obra de Vicente Aleixandre en Internet.

3. Este autor  pertenece a la Generación del 27. Enumera a otros autores de esta Generación.

La playa larga, de Jaime Ferrán

enero 16, 2008

Tendido junto al mar

cierro los ojos

y hasta la oscuridad

se vuelve oro,

mientras las olas suenan

cercanas,

como

una gran caracola

donde está todo.

1. ¿Qué tipo de rima, asonante o consonante, se da en este poema? Razona tu respuesta.

2. ¿A qué le recuerda el poeta esta playa?

3. Escribe una pequeña historia con la playa como escenario.

Escribí en el arenal, de Miguel Hernández

enero 16, 2008

Escribí en el arenal

los tres nombres de la vida:

vida, muerte, amor.

Una ráfaga de mar,

tantas claras veces ida,

vino y nos borró.

1. ¿Cuáles son los tres nombres de la vida para el autor de este poema?

2.  ¿Por qué crees que estos son los tres nombres de la vida por el autor?

3. ¿Cuáles serían para ti?

4. ¿QUé hace la ráfaga de viento?

¡Ay luna…!

enero 16, 2008

¡Ay luna que reluces!

¡Toda la noche me alumbres!

Alúmbresme a la sierra

por do vaya y venga.

¡Ay luna que  reluces!

¡Toda la noche me alumbres!

En este campo, de Miguel Hernández

enero 16, 2008

En este campo
estuvo el mar.
Alguna vez volverá.
Si alguna vez una gota
roza este campo, este campo
siente el recuerdo del mar.
Alguna vez volverá.

1. ¿Qué dos palabras se contraponen en este poema?

2. ¿Crees que el poeta tiene alguna esperanza de que el mar vuelva al campo? Razona tu respuesta.

3. ¿Qué figura literaria se da en “este campo siente el recuerdo del mar”?

4. Busca en Internet información sobre la vida y obra de Miguel Hernández.

Bagatela, de Luis Cernuda

enero 16, 2008

Como un pájaro de fuego

la luna está entre las ramas

del enebro.

Negro es el cuerpo del árbol,

gris el aire nocturno,

oro el astro.

Dios por lo visto hace muestra

que ha oído de alguna estampa

japonesa.

Rosa vespertina, de Valle Inclán

enero 16, 2008

Anochece: En la aldea,
un gallo cacarea
mirando el amapol
del Sol.

Vacas y recentales
pacen en los herbales,
y canta una mociña
albina.

El refajo de grana
de la niña aldeana
enciende al cristalino
lino.

En el fondo del prado
el heno agavillado,
entre llovizna y bruma
perfuma.

Por la verde hondonada,
la luz anaranjada
que la tarde deslíe,
ríe.

Y abre sobre la loma
su curva policroma,
el arco que ventura
augura.

Y toda azul, la hora,
tiene el alma que llora
y reza, de una santa
infanta.

Con el rumor de un vuelo
tiembla el azul del cielo,
y un lucero florece.
Anochece.

Siesta, de Ángela Figuera Aymerich

enero 16, 2008

Entre un álamo y un pino

mi hamaca se balancea.

Hojitas de verde plata

bailan sobre mi cabeza;

hojitas de verde oscuro

el verde los contonea.

Dulce pereza me llueve

del sol que las atraviesa.

Los juncos de celuloide

montan su guardia en la arena.

El Duero moja las cañas

y se abanica con ellas.

El río pasa y se va:

mi barca se queda en tierra.

Llenos de verdes y azules,

mis ojos

se cierran.

1. Escribe una pequeña redacción cuyas primeras palabras serían. “mis ojos se cierran”.

2. Busca en Internet la ciudad en la que se encuentra el Duero.